Reflexiones sobre cambio de datos del creciente de PBI en el Perú

Armando Tauro PBI

Nuevas Reflexiones sobre cambio de datos del creciente de PBI en el Perú

En el mes de enero del 2105 cambiaron las proyecciones de crecimiento del PBI del Perú modificándose de esta manera una vez más los datos, imposible poder planificar con éxito a estas elefantiásicas erráticas proyecciones que cambian continuamente, con semejante irresponsabilidad estadística se está perdiendo la confianza de los empresarios.

Sería mucho mejor en materia de proyección del PBI, poner énfasis en los posibles rangos que podría caer la tasa de crecimiento, por un periodo determinado. Si asociamos cada rango a escenarios, con probabilidades ocurrente de los mismos indicadores tanto internos como externos que puedan ser

sustentados, estaríamos eliminados las continuas modificaciones de cifras estimadas, sujetando mejor la dinámica de las expectativas empresariales.

Algunos analistas hablan de un crecimiento un poco menor al 5% para el 2015, otros aseguran el 4% y por ultimo algunos deseando que su proyecciones se auto cumpla, pronostican el 2,5 %.la verdad de todo esto que contamos con tres escenarios totalmente distintos en las proyecciones de estos analistas, la primera se sustenta en optimismo, la segunda sobre un moderado y la ultima en un pesimista, nadie deja las cosas en claro, poniendo énfasis en números, pero no en elementos reales que puedan sustentar sus teorías

En el Perú escuchamos continuamente cifras absurdas mensuales de crecimiento del PBI que nos desconcierta cada día más, no expresando tendencia alguna, elemento que necesitamos para decidir, invertir, endeudarse, atacar nuevos mercados o emprender proyectos de innovación tecnológica, que permita a las PYMES ser competitivas con perspectiva a corto y mediano plazo, y no continuar con la irresponsabilidad de darnos cifras de mes a mes.

Debemos ser consiente que el crecimiento promedio anual agrupado quinquenalmente, es decir, considerando una tendencia de mediano plazo, ha sido cercano al 6% en lo que va del presente siglo y durante los últimos 10 años del siglo XX, dicho crecimiento alcanzó casi el 4%. Cada cinco años, independientemente del entorno interno y externo, el crecimiento promedio anual del Perú ha estado entre 4% y 6%. Para consolidarnos en el largo plazo necesitamos cubrir cuatro aspectos: reformas estructurales, institucionalidad, infraestructura y, sobre todo, una re-ingeniería plena del Estado. Este último no da más y solo beneficia a lo peor de nuestra clase política y lo más retrógrada de nuestro empresariado.

Los paquetes económicos no vienen funcionando con las expectativas como se esperaba. ¿Por qué no emplear de manera responsable parte de los más de US$10 mil millones que dispone el Fondo de Estabilización Fiscal a fin de acelerar la puesta en marcha de proyectos asociados a APP? ¿Deseamos que los mismos sigan rindiendo en el exterior la magra tasa de 0.1%?

En materia de seguimiento de la actividad productiva peruana un indicador líder lo constituyen los términos de intercambio. No hemos tenido mejor ministro de Economía que ellos. Lo único que tenemos que hacer que estos crezcan mostrando de esta manera altos niveles de crecimiento, ganancia de RIN, mejora en la lucha contra la pobreza, superávits fiscales, entre otros.

Si dejamos ponderar la influencia del frente externo sobre nuestra dinámica productiva podría resultar contraproducente. Nuestro tipo de cambio, tasas de interés y cotización bursátil se definen realmente de acuerdo a lo que ocurra en Washington, Beijing, Nueva York o Bruselas. ¿Algún empresario duda de ello?

¿Es posible predecir el futuro del Perú? Desde luego que no. La incertidumbre y la volatilidad son parte de la vida humana y especialmente una característica de nuestro país. Pero que sea imposible predecir el futuro no significa que no debemos reflexionar, planificar y actuar en función de ello.

Déjanos tu comentario